19.1.11

Video desmonta propaganda de Evo Morales sobre magnicidio en Bolivia

En el 2008, comenzé a trabajar con la Human Rights Foundation. Una de las primeras misiones en las que participé fue asistir como observador internacional al referendo autonómico de Santa Cruz, en Bolivia. Morales no es muy bien visto en Santa Cruz. En conversaciones privadas, con líderes políticos y funcionarios públicos del departamento, pude constatar que Morales es percibido como un peón de Chavez y los Castro, como un apátrida cobarde, y hasta como homosexual, condición despreciada en lugares donde el machismo es la norma. Por ello no es de extrañar que Morales ha sufrido importantes derrotas electorales en Santa Cruz, así como tampoco debe causar sorpresa que Morales ha dedicado muchos recursos para eliminar, tanto política como físicamente, a sus adversarios de Santa Cruz.

El gobierno de Morales fue el primero, a nivel regional, en responder directamente a los reportes que me fue asignado elaborar. En el caso de Bolivia, denunciamos el proyecto de constitución, y la nada velada intención de Morales de darle rango constitucional a un sistema de justicia consuetudinario y discriminatorio, conocido como justicia comunitaria, que impone penas brutales en violación al debido proceso y a derechos humanos, civiles y políticos. Los apólogos internacionales de Morales también reaccionaron, profiriendo, como es característico, todo tipo de acusaciones y tergiversaciones con el objetivo de minar la credibilidad del trabajo realizado.

Pero la hora de maxima atención internacional para las actividades de la Human Rights Foundation en Bolivia no habría de llegar sino hasta el asesinato, en un hotel de Santa Cruz, de tres individuos a quienes acusó de haber estado tramando un magnicidio contra Evo Morales, en abril de 2009. Previo a mi arribo a la Human Rights Foundation, un grupo de ciudadanos bolivianos radicados en Santa Cruz habían decidido formar una ONG para la defensa de los DDHH, y, en concordancia con los preceptos que rigen el trabajo de ésta, decidieron registrar su ONG con el nombre de Human Rights Foundation-Bolivia. Uno de los integrantes de dicha ONG, Hugo Achá, parece haberse reunido y conversado telefonicamente con uno de los sospechosos asesinados por el dizque magnicidio, Eduardo Rozsa Flores. La asociación no se hizo esperar: el gobierno de Morales, y unos cuantos apólogos de la izquierda radical, raudos acusaron a la Human Rights Foundation de estar involucrada en un complot internacional contra el gobierno de Bolivia. Pero tal cuento, como todos los creados por los fanáticos del comunismo, tendría sus horas contadas.

Hoy sabemos que todo ha sido un montaje del gobierno de Evo Morales para eliminar a sus adversarios políticos, maniobra en la cual tres personas fueron vilmente asesinadas mientras dormían. Sabemos también que el gobierno de Evo Morales pago sobornos a un colaborador de Eduardo Rosza Flores (ver video aqui). Cables diplomáticos publicados por Wikileaks confirman que Hugo Achá se encontraba en realidad investigando la masacre de Pando, organizada, financiada y coordinada por Juan Ramon Quintana, ministro de la Presidencia de Bolivia y mano derecha de Evo Morales, como ha sido revelado por testigos del caso.

2 comments:

Elizabeth y Cesar said...

Caramba, todos están cortados con la misma tijera o fraguados en el mismo molde de bajezas!

De tantos links que colocaste, cuál es el del video que anuncias en el título del post?

AB said...

Video aqui:

http://www.youtube.com/watch?v=OOyKBTQ7RxY