7.12.10

Diego Arria desde mi esquina

Uno de los ya tristemente celebres "exprópiese" presidenciales parece haber surtido efecto en el embajador Diego Arria. Su finca La Carolina, en el estado Yaracuy, fue objeto del capricho expropiador del caudillo Hugo Chavez. En octubre pasado, Stephen Sackur, del conocido programa "Hard Talk" de la BBC, increpó al embajador Arria sobre el asunto, preguntando si su reciente activismo político no se debía al hecho de haber sido forzado a formar parte del supuesto club de los ricos terratenientes expropiados en Venezuela. Me pareció válida la pregunta entonces, y no puedo negar que me encanta la actitud de los entrevistadores británicos cuando se trata de confrontar a sus entrevistados con temas incómodos. Habida cuenta de las actuaciones recientes de Arria en la arena internacional, y de su empeño en demostrarle al mundo el talante criminal y anti democrático de Chavez, de quien ha dicho que morirá en la cárcel, he decidido solicitar abiertamente esta entrevista pública, y virtual, a Diego Arria, con la esperanza de que responda algún día.

Embajador Arria: Stephen Sackur parece haber tocado un punto recurrente en el debate, sobre quiénes conforman la oposición y quiénes el chavismo. Mucho se ha dicho, y escrito, sobre los estratos sociales identificados con uno, y otro bando. ¿Qué nos puede decir sobre el tema?

Pregunta: Parece haberse incomodado Usted, cuando Sackur trajo a colación su holgada situación económica personal. Habida cuenta de las acusaciones de corrupción proferidas en su contra por personeros del chavismo, con respecto al Centro Simon Bolivar, su paso por la Alcaldía de Caracas, Ministerio de Turismo, y la adquisición de los autobuses Leyland, ¿no es acaso razonable concluir que su patrimonio es producto de la apropiación indebida de los dineros públicos?

Pregunta: El New York Times reportó el 3 de Noviembre de 1974 que Usted, en su condición de Gobernador de Caracas, emprendió una serie de medidas de corte populista, como por ejemplo: erradicación de la pobreza crítica, y de ranchos en estado inhabitable en los barrios, suministro de insumos a escuelas y hospitales en mal estado, y planes para contrarrestar el desempleo. El artículo tambien menciona que Usted fue criticado por el establishment de la época, por prohibir playas privadas, proteger zonas verdes en la ciudad de Caracas, y exigir que todos los edificios públicos contratasen ascensoristas y empleados de limpieza, como paliativo para otorgarle empleo a 15.000 buhoneros que fueron despojados por su administración de sus negocios informales. ¿No asemejan aquellas medidas implementadas en Caracas a lo que ha hecho Hugo Chavez a escala nacional? ¿En qué se diferencian aquellas de las actuales?

Pregunta: Usted lanzó su candidatura a la campaña presidencial de 1978, obteniendo menos del 3% de los votos. Siendo que en aquel entonces venía de desempeñarse como Gobernador de Caracas y Ministro de Información y Turismo, ¿cree Usted que tiene posibilidades reales de competir, en el reducto de pirañas en que ha devenido la política venezolana? ¿Cómo ve Usted el planteamiento de las primarias a celebrarse en el 2011, de cara a las presidenciales del 2012? ¿Será este proceso transparente, en el cual todos los candidatos discutan sus propuestas de país, o se caracterizará por conciliábulos y designaciones inconsultas, como ocurrió en el 2006 entre Julio Borges, Teodoro Petkoff y Manuel Rosales?

Pregunta: En caso de lanzarse nuevamente al ruedo político en Venezuela, luego de más de 20 años fuera del país, ¿a quien representará Usted, cuál es su propuesta, y quiénes lo acompañaran en esta empresa?

Pregunta: En alguna oportunidad oí decir que Usted negoció personalmente con el dictador Augusto Pinochet la liberación de Orlando Letelier, Ministro de Salvador Allende. ¿Qué similitud encuentra entre Pinochet y Chavez, es decir, el Chile de la dictadura pinochetista y la Venezuela chavista de 2010?

Pregunta: ¿Estaba Usted al tanto de los planes comunistas de Allende, supuestamente ideados por Fidel Castro, y de ser así, cómo explica su apoyo entonces a Allende y a Letelier, y su oposición ahora a Hugo Chavez?

Pregunta: ¿Cuándo y por qué decidió marcharse definitivamente de Venezuela?

Pregunta: Una vez en la ONU, Usted ha sido el diplomatico venezolano que más alto ha llegado dentro del organismo. ¿Cómo explica su exitoso ascenso en una organización considerada inútil y criticada prácticamente por todos los sectores del espectro político? ¿Se debió acaso a su posición pro Allende en un organismo tradicionalmente dominado por la izquierda? ¿Fue Usted uno de esos burócratas exentos del pago de impuesto sobre la renta en país alguno?

Pregunta: En su carrera como diplomático, Usted estuvo involucrado en la resolución de conflictos étnicos de considerable gravedad. ¿Cómo ve la resolución de la profunda polarización en Venezuela? ¿Cree que tiene que pasar el país por un conflicto armado, para que los actores políticos recapaciten y decidan buscar consenso?

Pregunta: Usted ha dicho que verá a Hugo Chavez en La Haya, así como ha visto a Milosevic en cuyo juicio fue testigo. Existen diferencias sustanciales, entre uno y otro caso, tanto en la gravedad y naturaleza de los crímenes cometidos, como en la relevancia estratégica de las naciones de las que provienen ambos líderes. ¿No cree Usted que Milosevic ha sido la excepción de la regla? Es decir, el dictador Ghadaffi, por citar un ejemplo, es hoy un líder respetado, luego de haber estado involucrado en acciones terroristas internacionales. El gobierno izquierdista de Alex Salmond, en connivencia con el gobierno laborista de Gordon Brown, incluso liberó a un terrorista libio relacionado con el caso de Lockerbie, con la finalidad de obtener contratos energéticos para compañías inglesas. La comunidad internacional se ha hecho la vista gorda al respecto, las multinacionales están deseosas de ir a rendirse a los pies del caudillo libio, y la ONU nada puede, ni quiere hacer. Ya hemos visto varios ejemplos de esta hipótesis en Venezuela: Sarkozy y Uribe en el caso de Ingrid Betancourt y Rodrigo Granda, el caso de Arturo Cubillas y el gobierno de Rodriguez Zapatero, y cómo ignorar la farsa de la denuncia de la presencia de las FARC por el gobierno de Uribe y el silencio acomodaticio de su sucesor Santos. ¿No cree Usted que Chavez está jugando la misma baza que Ghadaffi, en la certeza de que siempre que esté en posición de otorgar contratos multimillonarios nadie se va a tomar la molestia de llevarlo a enfrentar la justicia por sus numerosos crímenes?

Pregunta: A este respecto, en su carrera diplomatica, ¿no ha sido Usted testigo en numerosas ocasiones del dicho aquel "poderoso caballero es Don Dinero"?

Pregunta: En lo conflictos de carácter étnico, casi siempre la religión juega un papel preponderante. Desde el punto de vista antropológico, ¿no ve Usted al chavismo duro como una especie de secta de fanáticos, a quienes no les importa cargarse a quien sea, como afirmó recientemente el general cuatri-soleado Henry Rangel Silva? ¿Está Usted de acuerdo en que la incitación al odio, a la guerra, a la negación absoluta y eliminación del otro, por parte de Hugo Chavez, es lo más parecido que ha tenido la Venezuela contemporánea a Jose Tomas Boves?

Pregunta: Retomando el tema de la polarización extrema en Venezuela, y su posible resolución, ¿cree Usted que los actores políticos de oposición están capacitados para tan monumental tarea? ¿Y los chavistas?

Pregunta: ¿Qué papel cree Usted que asumirán las FFAA llegado el caso del desconocimiento de resultados electorales por parte del oficialismo, como acaba de ser anunciado por Henry Rangel Silva?

Pregunta: Usted ha dicho que el costo de la salida del poder de Hugo Chavez es muy alto. Considerando quiénes apoyan al caudillo, no solamente a nivel institucional en Venezuela, sino crimen organizado, terrorismo internacional, fanatismo musulmán, mafias rusas, la dictadura castrista, etc., ¿no ve Usted más apropiado, y realista, afirmar que la posibilidad de una "transición a la democracia" en Venezuela sucederá al estilo ruso, sólo cuando los que detentan el poder les dé la gana de hacerlo?

Pregunta: Remontándonos en nuestra historia contemporánea, se ve Usted: 1) como un presidente de transición, 2) como uno que cumplirá su periodo, o 3) como uno que será derrocado?

Pregunta: ¿Qué ofrece Usted que los otros actores políticos no tengan, o como dicen los especialistas en mercadeo, cuál es su "Unique Selling Point", o su aporte único, para lograr restablecer la democracia, y la convivencia en paz en Venezuela?

1 comment:

Liz said...

Espero que te concedan la entrevista... son preguntas que yo tambien me hago.